domingo, febrero 25, 2007

Historia de la escritura

La escritura es un sistema de representación gráfica de una lengua, por medio de signos grabados o dibujados sobre un soporte. Es un método de intercomunicación humana que se realiza por medio de signos visuales que constituyen un sistema. Un sistema de escritura puede ser completo o incompleto; es completo el que puede expresar sin ambigüedad todo lo que puede manifestar y decir una lengua determinada. Las primeras técnicas de escritura se dieron ya en el 4000 aC.
La invención de la escritura corresponde a un pasaje de la prehistoria en una transición de millones de años.

Se le atribuye a la escritura la historia siguiente. Las transacciones entre tierras alejadas y diferidas en el tiempo necesitaban plasmarse en contratos. Estos contratos consistían en unas bolas huecas de arcilla que contenían los datos, pequeñas formas de arcilla que simbolizaban los nombres de tres maneras diferentes: esferas, conos, y cilindro a los que se añadían unas formas convencionales que designaban aquello que se contrataba. En caso de reclamación se rompía la bola seca, sobre la cual se había firmado con su sello para su control, y en la que se comparaba la cantidad y la entrega. Estas transacciones fueron haciéndose cada vez más complejas, se podía guardar el sistema de cálculo pero tenían que acordarse de lo contratado que quedaba impreso en los sellos en los que figuraba, por medio de signos grabados en el exterior de la bola de arcilla, el contenido interior de la misma, tanto en cantidad (el número) como en calidad (las cosas contratadas). Para hacer estos signos se utilizaba una caña muy fina llamada cálamo una de sus extremidades se cortaba en forma de punta o al bies, cortando la opuesta en forma de escuadra: este era el medio para dibujar una cuña, un redondel y un cono, que representaban los datos y servía también para dibujar las formas convencionales. Finalmente se encontró la solución más simple: aplastar esta bola de arcilla y dibujar (escribir) en ambas caras el contenido del contrato: qué, cuánto, y cuando utilizando, siempre, esta pequeña caña. Es este el origen de la escritura cuneiforme (cuyo dibujo tiene forma de cuña o triangular) abandonando las formas cilíndricas y redondas.

7 comentarios:

Trini dijo...

Que interesante y que afortunados nosotros que podemos gozar de la escritura tal como nos ha sido legada.

Un abrazo

Charo dijo...

Todo esto me hace pensar, en cuántas lenguas se habrán quedado por el camino de la escritura, y de que debemos luchar mucho por que no se pierda la nuestra. Escribiendo, hablando, no sé cómo, pero que hay que luchar, es muy cierto.

aperezmorte dijo...

¡Me gusta tu blog!
¡Linkado!

Dani González Porcar dijo...

Hola Trini, gracias por tu aportación.
Charo, cuanta razón en tus palabras de lucha.
Aperezmorte, bienvenido y gracias por tu link. espero volver a verte.

saludos cordiales

Diana L. Caffaratti dijo...

La evolución de la palabra, desde aquellas primeras transacciones, ha sido inmensa.
QUé enorme responsabilidad la nuestra: preservarla, enriquecerla, bienusarla.
Este don que hou todos usamos con mayor o menor habilidad nacio de los negocios y entre unos pocos... Habrá habido trampas en aquel tiempo por parte del que ostentaba el poder de ponerla en práctica?

Charo dijo...

Hola Dani, tienes un mensaje en mi Café Literario.
http://cafeliterariocc.blogspot.com/2006/06/el-evento.html
Hasta pronto

Mari Carmen dijo...

La escritura... qué magnífico invento. Y yo pienso, ahora que todo está mecanizado en nuestro mundo occidental y rico, donde nosotros escribimos a través de máquinas, que quienes manejarán los lápices, plumas y bolígrafos, en un futuro, serán todos esos niños africanos, suramericanos o asiáticos, que hoy día no tienen nada más que un palo para pintar sobre la tierra, tan pobres son.

Gracias por tu visita y tus hermosas palabras :)